Nacional

La barra azul caló hondo en Leo Fernández

El volante uruguayo que estuvo cedido en la Universidad de Chile durante el segundo semestre de 2019 y hoy milita en el Toluca mexicano mostró lo sorprendido que lo dejó la fanaticada de la U. "El 95 por ciento de la gente cantaba todo el tiempo".

Leonardo Fernández disputó siete partidos en la Universidad de Chile: marcó un gol y repartió dos asistencias.(ANDRES PINA/PHOTOSPORT, PHOTOSPORT CHILE)

Leonardo Fernández disputó siete partidos en la Universidad de Chile: marcó un gol y repartió dos asistencias. | ANDRES PINA/PHOTOSPORT, PHOTOSPORT CHILE

Leonardo Fernández tuvo un paso muy corto por la Universidad de Chile, pues sólo estuvo cedido en los azules durante el segundo semestre de 2019. Pese a eso, el uruguayo de 21 años logró dejar algunos rastros de todo el buen futuro que le auguran: anotó un gol y dio dos asistencias en siete encuentros. Pero su estadía en el CDA no se extendió.

Actualmente, el volante formado en Fénix defiende los colores del Toluca, donde marcó ocho tantos y dio tres pases-gol en 10 encuentros de la Liga MX. Y guarda buenos recuerdos de su fugaz experiencia en los laicos. "Fue como de pasar de Fénix a Peñarol. Una locura, un cambio terrible porque era llegar al equipo más grande de Chile. La gente acompañaba de una manera que era una locura", dijo el montevideano en una conversación con Calefutboleros. 

Hubo algunos partidos que quedaron guardados en los recuerdos de Fernández, que debido a su buen rendimiento en el balompié azteca ya despertó el interés de un gigante de Portugal. "Estábamos últimos en el partido contra Iquique. Teníamos que ganar sí o sí para levantar la cabeza y respirar. La gente agotó las entradas en horas. 45 mil personas mientras peleábamos el descenso. Y el 95 por ciento de la gente fue a cantar, no a putear", valoró el futbolista, cuya cláusula de salida está cifrada en 15 millones de dólares. 

"Estábamos últimos en el partido contra Iquique. Teníamos que ganar sí o sí para levantar la cabeza y respirar. La gente agotó las entradas en horas. 45 mil personas mientras peleábamos el descenso. Y el 95 por ciento de la gente fue a cantar, no a putear".

Comentarios