Nacional

Herrera recordó a su madre, anécdotas y un regalo que lo marcó

El arquero de Everton de Viña del Mar perdió a su madre por el covid-19, en un deceso que remeció a la actividad futbolística nacional. 

Johnny Herrera viajó de Viña del Mar a Temuco para despedir a su madre que padecía coronavirus.

Johnny Herrera viajó de Viña del Mar a Temuco para despedir a su madre que padecía coronavirus.

A esta hora Temuco alcanza los niveles de mortalidad más altos del país a causa del coronavirus Covid-19. Y uno de los decesos registrados por la infección en la Región de la Araucanía fue el de la madre del arquero de Everton, Johnny Herrera. 

Gladys Muñoz falleció la semana pasada en la Clínica Alemana de esa ciudad y el guardavallas debió trasladarse hasta el sur del país para su funeral. Un viaje, obviamente, lleno de recuerdos, pena y algunas precauciones por la alerta sanitaria que el ídolo de la U relató en el diario Las Últimas Noticias. 

"El viaje se me hizo eterno a Temuco desde Viña del Mar... Antes de salir de mi departamento, el doctor me dijo que eran escasas las posibilidades que pudiera sobrevivir. Se me vino el cielo encima. Trataba de mantener la calma durante el viaje, pero mi gran temor era no poder despedirme", reveló. 

"Es duro que te digan entra a despedirte. Entré, era el único autorizado a hacerlo, con todos los resguardos. Doble delantal, doble mascarilla, antiparras, de todo. La pena es que no podía abrazarla, pero conversamos como dos horas. Ahí le decía que tenía que recuperarse porque Brunito lo único que quería era estar con la 'Buela Laly'. Ella estaba consciente y hablamos. Nos quedamos esperanzados porque estaba mejorando. Seguía peleándola, como en toda su vida. Piensa que a ella dos veces se le quemó la casa y se volvió a levantar", complementó.

Y se dio un tiempo para más, a pocos días de despedir a su mamá. "Cuando me veía gordito, me decía 'con razón estás atajando poco', fue una de las anécdotas que recordó Herrera, como también otra que lo marcó cuando niño. "Cuando a los 13 años me fui a Santiago para jugar por la U me compró unos guantes Uhlsport APG, que eran los que usaban los arqueros en esa época. Y también unas zapatillas Nike Air Jordan. Mis compañeros en el colegio en Maipú alucinaban. Fue uno de los grandes regalos que me dio", agregó. 

Comentarios