Nacional

El 14 de los blancos que deslumbró a Chile y América

El 29 de diciembre de 2006, la elección anual de El País terminó con Matías Fernández como el mejor futbolista del continente. Sin duda un momento épico que cerró un año difícilmente mejorable para el volante que hoy tiene 33 años. 

Avatar del

Por J. Rubio O.

Matías Fernández debutó por Colo Colo el 10 de julio de 2003 en la derrota por 4-3 frente a Deportes Ovalle por la fase previa de la Copa Sudamericana. Anotó un gol.

Matías Fernández debutó por Colo Colo el 10 de julio de 2003 en la derrota por 4-3 frente a Deportes Ovalle por la fase previa de la Copa Sudamericana. Anotó un gol.

"¡Mati, que te vaya bien! ¡Mati, que te vaya bien!", canta ensordecedoramente la barra de Colo Colo. Es 23 de diciembre de 2006. Y en el minuto 83, Claudio Borghi decide dar el paso a una emocionante despedida de Matías Fernández. Tanto con la hinchada como con los compañeros de equipo. Desde Rodrigo Meléndez hasta Sebastián Cejas se turnan para abrazarlo. El Cacique tiene allanado el camino para su 25° torneo de Primera División en la historia. Le gana 2-1 a Audax Italiano. 5-1 en el marcador global de la llave. Es el momento de decirle adiós al "14", que desde enero de 2007 jugará en el Villarreal de España. En su lugar, ingresa Miguel Aceval. 

Seis días más tarde, cuando se conoce al ganador del Rey de América, las sonrisas siguen en el rostro del calerano y de su entorno. En la elección que el diario El País realiza desde 1986, el enganche de 20 años es el líder. Los 63 votos lo hicieron inalcanzable para los argentinos de Boca Juniors, Rodrigo Palacio y Fernando Gago, que obtuvieron 54 y 50 preferencias, respectivamente. Es el cierre de un año pletórico para el primer chileno que logra este galardón en un equipo del país. Antes, Elías Figueroa lo hizo tres veces consecutivas en Internacional de Porto Alegre. Y Marcelo Salas, una en River Plate. Un momento épico para el "Pelusa", como le conocen algunos. 

"Creo que es el momento justo y el fútbol justo", contesta el "Bichi", entrenador del cuadro popular, cuando le consultan por la salida de su mejor jugador, que era un hecho desde octubre. El "Submarino Amarillo" desembolsa 8,7 millones de dólares. Por aquel entonces, el jugador más caro de su historia. "Bienvenido, Matigol", le gritó una decena de hinchas del cuadro dirigido por Manuel Pellegrini cuando llegó a España. Los 39 tantos que marcó en 55 partidos jugados en 2006 provocaron que el apodo llegara hasta el estadio El Madrigal, la nueva casa. 

"Muchos partidos fueron darle la pelota a él y resolvía todo con un remate, un par de enganches o un pase-gol", cuenta por esos días Rodrigo Meléndez, su habitual compañero de concentración. Un año antes que se concretara su transferencia a España, en octubre de 2005, "Mati" dio una declaración de principios a la revista Sábado. "Lo único que me importa es que mi familia esté bien. Mi vida es mi familia y Dios. No quiero ser figura, quiero estar contento”. Quizás eso de no colmar las altísimas expectativas puestas en él siempre fue una decisión personal. 

Comentarios