Nacional

Luciano Aued comparó el fútbol chileno con "la locura y el frenesí" del argentino

Después del memorable triunfo de la Universidad Católica ante Sol de América, "Luli" hizo una suerte de repaso de su transformación posicional en el fútbol chileno. ¡Acá los detalles!

Luciano Aued (Argentina | 33 años) ha jugado 104 partidos en la Universidad Católica y ha marcado 26 goles.(ANDRES PINA/PHOTOSPORT, PHOTOSPORT CHILE)

Luciano Aued (Argentina | 33 años) ha jugado 104 partidos en la Universidad Católica y ha marcado 26 goles. | ANDRES PINA/PHOTOSPORT, PHOTOSPORT CHILE

A fines de junio de 2017, Universidad Católica confirmó el fichaje de Luciano Aued. A día de hoy, el volante argentino de 33 años ha jugado 104 partidos con la UC, donde anotó 26 goles. Después de un día memorable tras la clasificación cruzada a los octavos de final de la Copa Sudamericana, "Luli" hizo un repaso de su estadía en el fútbol chileno a través de la visión que se ha formado.


Lo hizo en una entrevista con radio Cooperativa. "Hay un poquitito más de tiempo. No se juega con esa locura, ese frenesí y esa intensidad tan alta del fútbol argentino, que es el que más conozco, donde el mediocampo es una zona donde se batalla mucho. Hay que ser mucho más rápido y claro con la pelota, porque te comen", sostuvo el zurdo jugador surgido de las divisiones inferiores de Gimnasia y Esgrima La Plata. "Acá hay unos segundos más y se intenta jugar un poco más", agregó el ex Racing Cub de Avellaneda.

Y para explicar más sobre eso mismo, aludió indirectamente al proceso de Mario Salas, que coincidió sus últimos meses con los primeros del trasandino en San Carlos de Apoquindo. "Cuando llegué, sentía que el mediocampo era de transición, que pasaba muy rápido de defensa a defensa. Y era una de las quejas que tenía para mí y para el grupo: tratar de elaborar mucho más y no ser tan verticales para ir ida y vuelta. Y fuimos encontrando un poco ese ritmo que necesitábamos", manifestó el oriundo de Berisso. 

La transformación posicional fue difícil para Aued, quien sufrió mucho, según su propia declaración, para adaptarse a una función más de ida y vuelta. "Me tuve que adaptar a ese juego, me costó los primeros partidos. No soy un futbolista de movimientos rápidos, los perfiles son muy importantes. Yo jugaba con la cancha de frente, cuando jugás de interior tenés que recibir más de costado, más perfilado para ir para adelante, ver cuándo recibís de espalda para no perderla. Tuve que trabajar muchísimo los movimientos, fastidiarme cuando no salía y encontrarme en ese puesto para que el equipo funcione mejor", cerró el trasandino.
Comentarios