La Roja

Claudio Bravo, el héroe que mostró el futuro 

A cinco años del primer título de Chile en la Copa América, el portero se hizo enorme luego de tapar el penal de Ever Banega y dejar el trofeo servido para la Roja, además de anticipar su gran valor en ese tipo de tandas. 

Avatar del

Por J. Rubio O.

El instante en que Claudio Bravo detiene el penal de Ever Banega, el tercer jugador argentino que pateó en esa tanda.(Marcelo Hernandez/Photosport, Aton Chile)

El instante en que Claudio Bravo detiene el penal de Ever Banega, el tercer jugador argentino que pateó en esa tanda. | Marcelo Hernandez/Photosport, Aton Chile

Chile vence por 3-1 a Argentina en la tanda de penales. Matías Fernández inició la serie con un lanzamiento perfectoArturo Vidal derrotó, por muy poco, la resistencia de Sergio Romero. Charles Aránguiz hizo lo propio con un disparo furibundo. Lionel Messi anotó el primero para los trasandinos, que vieron cómo Gonzalo Higuaín elevó el segundo remate. El turno es para Ever Banega, quien nunca hizo contacto visual con Claudio Bravo.

Y el entonces capitán de la Selección Chilena se quedó con el duelo: contuvo el remate del mediocentro y dejó en bandeja el primer título grande de La Roja. El picotón de Alexis Sánchez sirvió para desatar un grito de triunfo ahogado durante 105 años. El equipo dirigido por Jorge Sampaoli alcanzó por vez primera el trofeo de selecciones más antiguo del mundo. Y tuvo en su portero a un héroe que anticipó el futuro. 

"Siempre que nos tocó defender esta camiseta lo hicimos al máximo. Hemos tratado de ganar algo, ese era nuestro propósito. Esta final era el momento de dejar la historia negativa atrás y lo conversamos", dijo tras el partido Bravo, quien cerró con aquella consagración una temporada pletórica: ganó la Liga, la Copa del Rey, la Champions League y el Trofeo Zamora que lo condecoró como el menos batido en el certamen liguero.

"Siempre que nos tocó defender esta camiseta lo hicimos al máximo. Hemos tratado de ganar algo, ese era nuestro propósito. Esta final era el momento de dejar la historia negativa atrás y lo conversamos". 

Un año después, en la final de la Copa América del Centenario, y contra el mismo rival, el oriundo de Viluco volvió a ser una frontera en la tanda decisiva. Particularmente en el cuarto lanzamiento, que fue de Lucas Biglia. El guardavalla atajó el disparo del mediocentro y dejó en los pies de Francisco Silva una nueva consagración del equipo nacional. El "Gato" marcó y sentenció el campeonato a favor de los pupilos de Juan Antonio Pizzi.

Pero eso no fue todo. En la Copa Confederaciones de 2017, el entonces arquero del Manchester City fue invencible ante Portugal en la semifinal. Primero fue Ricardo Quaresma. Luego, Joao Moutinho. Y para terminar, Nani. Bravo tapó el trío de tiros, mientras que Vidal, Aránguiz y Sánchez decretaron el 3-0 definitivo ante los lusos, que se quedaron con las ganas de ver rematar a Cristiano Ronaldo. 

A un lustro del primer gran logro de la Selección Chilena, Claudio Bravo fue clave en aquel título. Y, posiblemente sin pensarlo, mostró el futuro con la valía en aquel expediente. ¡Qué recuerdos!

Comentarios