Internacional

El cambio radical de Emiliano Vecchio

El ex volante de Colo Colo, hoy jugador del Bolívar de La Paz, contó el giro que dio en su alimentación y los cuidados que lleva para mantenerse bien físicamente. 

Según Emiliano Vecchio, llegó a Chile (Unión Española) con 93 kilos. Hoy se mantiene en los 83-84.

Según Emiliano Vecchio, llegó a Chile (Unión Española) con 93 kilos. Hoy se mantiene en los 83-84.

Estuvo a punto de volver al fútbol chileno. Y a reunirse con un viejo amigo. Se trata de Emiliano Vecchio, quien tuvo acercamientos para fichar por Deportes La Serena. Aunque finalmente terminó en el Bolívar de La Paz, donde ha disputado siete encuentros: cinco en la Primera División, dos en la Copa Libertadores de América.

Pese a que milita en Bolivia, por estos días el rosarino está en Argentina. Desde ahí, en un diálogo con Las Últimas Noticias, detalló parte del cambio radical que hizo en su vida, específicamente en el aspecto alimentación, uno de los que le trajo problemas en Chile. Y que le hizo acreedor del apodo "Gordo". 

"Cuando uno es más grande, el cuerpo cambia y busco mantenerme bien y extender mi carrera lo más posible. Hoy estoy en mi mejor momento físicamente", cuenta el enganche, campeón con Colo Colo. Y detalló esa modificación. "Antes era un puerco. Hoy casi no como carnes rojas, sí pescados, pollos, ensaladas. Nada de arroz ni pastas. Como quinoa, que es el súper alimento, porque es un cereal que te da energía, pero no te hace sentir pesado, como los spaghettis", reveló el volante ofensivo de 31 años. 

"Antes era un puerco. Hoy casi no como carnes rojas, sí pescados, pollos, ensaladas. Nada de arroz ni pastas. Como quinoa, que es el súper alimento, porque es un cereal que te da energía, pero no te hace sentir pesado, como los spaghettis".

Sobre ese apelativo que usó, 'puerco', dio algunas explicaciones que reflejan el porqué. "En la época que estaba gordo me comía siete milanesas sin problemas. Con pan y todos los chiches. Hasta Coca Cola. No me guardaba nada. Beber mucha agua es importante, unos tres litros diarios. Y nada de gaseosas con azúcar", cerró Vecchio. 

Comentarios