Copa Libertadores

El agridulce debut de Cristóbal Campos

El portero de 20 años tuvo su estreno en el fútbol profesional a raíz de los problemas de salud que marginaron a Fernando de Paul del arco de la Universidad de Chile. Tuvo algunas intervenciones buenas, aunque incidió en el primer tanto de Inter de Porto Alegre.

Avatar del

Por J. Rubio O.

Cristóbal Campos intenta arrebatarle el balón a Paolo Guerrero en su estreno en el fútbol profesional.

Cristóbal Campos intenta arrebatarle el balón a Paolo Guerrero en su estreno en el fútbol profesional.

Fue por razones médicas, pero a fin de cuentas se dio. Cristóbal Campos tuvo su debut en el fútbol profesional a raíz de los problemas de salud que marginaron a Fernando de Paul de la vuelta ante Inter de Porto Alegre, que dejó en el camino a la Universidad de Chile. A los 20 años, el guardameta vivió una agridulce presentación en el sur de Brasil.

Sobre su actuación, el técnico azul Hernán Caputto manifestó que "para debutar en la Copa Libertadores, creo que lo hizo de muy buena manera, independiente del error con Carrasco en el primer gol. Estoy conforme con él, siempre creí en sus condiciones".

Así fue el partido de Campos

Corría un minuto con 20 segundos y Campos ya había evitado la caída de su pórtico. Un remate potente de Andrés D'Alessandro generó la primera intervención del debutante, quien con un manotazo hacia adelante alejó el peligro. En los 21', un tiro rasante de Guerrero complicó al ex seleccionado Sub 20, quien en doble instancia logró retener el balón. El peruano nuevamente insinuó riesgo con un frentazo que cayó manso en los guantes del arquero a 10 minutos del final de la primera etapa. 

En la apertura de la cuenta, con 42' en el cronómetro, el meta de la U quiso combinar con Diego Carrasco, pero un mal control con la pierna derecha provocó que Gabriel Boschilia le quitara el balón al ex zaguero de Coquimbo Unido y luego venciera a quien tuvo su estreno en el fútbol profesional en el Beira Río. Pese a eso, Campos mostró un buen juego de pies

Recién a los 20 minutos del complemento, Campos fue exigido de nuevo. Moisés remató rasante y el reemplazante de Fernando de Paul no tuvo problemas en contener. Boschilia buscó su segundo personal, pero el meta azul controló bien el suave disparo en los 75'. Un minuto después, no pudo hacer nada para evitar el 2-0, que anotó Marcos Guilherme. En los 80', el portero de los laicos estuvo atento para despejar un balón muy lejos del área. Fue la última vez que fue requerido en un encuentro que, con total seguridad, jamás olvidará.

Comentarios