Rusia 2018
Jueves 12 de julio de 2018
Rusia 2018

Los hijos de la guerra

Croacia, país marcado por un sangriento enfrentamiento civil, se metió en la final del Mundial y ahora sueña con levantar su primera copa. Una historia imperdible.

Por: Francisco Ortiz
Los hijos de la guerra

Corría octubre de 1987 y Chile era escenario del Mundial Sub 20. La selección yugoslava, comandada por Mirko Jozi y Zbonimir Boban, pasó a la historia tras levantar la copa. Campeones invictos, donde también despuntaron históricos como Davor Suker, Robert Jarni y Robert Prosinecki, todos pilares de la selección croata que alcanzó el podio en Francia '98.

Pero mientras este joven equipo sonreía en el Estadio Nacional, en Europa su país comenzaba con años de infierno. Históricamente, Yugoslavia estuvo conformada por seis repúblicas, todas con distinto origen étnico y religioso. Una de ellas era Croacia.

Durante años, Tito fue el encargado de mantener unificada a esta nación. Sin embargo, su muerte en 1980 provocó la rebelación de sus integrantes. Fue Serbia quien rompió con la tradición de unidad. Bajo el liderazgo de Slobodan Milosevic, alcanzaron el control del ejército de toda Yugoslavia, inicio de una guerra civil y militar que se prolongó hasta 1995.

Fue en ese clima de constante tensión y sufrimiento que sus habitantes intentaron sobrevivir. Croacia no estuvo exhento de aquello y quienes este domingo protagonizarán la final del Mundial, debieron lidiar con una sangrienta guerra.

Luka Modric es la figura y capitán de la selección croata. Hoy se le ve feliz, pero su niñez estuvo marcada por las balas. No sólo debió buscar refugios para protegerse junto a su familia, sino que presenció la muerte de varios de los suyos.

Suerte similar corrió Mario Mandzukic. El goleador de la Juventus debió huir a Alemania para arrancar de la guerra. Pese a ello, no escapó de su sueño por ser futbolista, inspirado en Davor Suker.

Ivan Rakitic fue otro que sufrió. Su familia tuvo que arrancar de Yugoslavia. De padre croata y madre bosnia, el jugador del Barcelona nació en Suiza, pero finalmente optó por defender a Croacia.

Fue entre fusiles y balas que Croacia debió forjarse. Pese a que la FIFA le asigna todos los triunfos deportivos de Yugoslavia a Serbia, no fueron pocos los jugadores que optaron por vestir la camiseta croata.

Davor Suker es uno de esos emblemas. Campeón en 1987, fue figura en 1998. Si eso no fuera suficiente, hoy es el presidente de la Federación de Fútbol y uno de los principales artífices de esta hazaña.

Este miércoles las balas fueron cambiadas por goles. Croacia no es la misma que hace 25 años. El miedo a salir a las calles no existe y sus hinchas festejan sin miedo a la muerte. La Copa del Mundo podría ser el broche de oro para olvidar un pasado oscuro.

Etiquetas

Noticias Relacionadas

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '