Rusia 2018
Rusia 2018

El plan de Mbappé, la nueva estrella francesa

Proveniente de un suburbio obrero de París, el joven delantero francés mantuvo su foco para dejar atrás la pobreza y los prejuicios y transformarse en el héroe de su selección.

El plan de Mbappé, la nueva estrella francesa

El recuerdo de Kylian Mbappé está fresco a quien se le pregunte en el A.S. Bondy, club amateur del suburbio parisino del mismo nombre del cual surgió el delantero francés. Y claro, es que por su juventud no hay que devolverse mucho en el tiempo para verlo correr eludiendo rivales y mostrando en bruto lo que sería su talento actual. 

Hoy, el club es foco de los reporteros y canales de televisión que buscan historias cercanas al jugador que marcó un record al ser el jugador más caro del mundo al pasar de Mónaco a París Saint-Germain. 

Pero no siempre fue así. No siempre el club estuvo bajo los focos de los medios y no siempre existió una gigantografía en el barrio con la cara de su hijo más famoso. Hace pocos años, se trataba de uno más de los barrios obreros de los que está plagada la capital francesa. Con las mismas características del resto: grandes poblaciones de trabajadores, colonias de habitantes provenientes de gran parte de África y el estigma que se les asocia con el crimen y el terrorismo.

Pero el pequeño Kylian tenía un plan desde el principio, el que meditaba en su habitación repleta de fotos de su ídolo de la niñez: Cristiano Ronaldo. 

Los que lo conocen desde esa época y los que lo han dicen que en su mente siempre estuvo llegar a lo más alto y que las ofertas que recibe desde los más grandes clubes del mundo no lo alejan ni un centímetro de su foco. 

Ni siquiera el Chelsea lo pudo hacer. 

A los 11 años, el pequeño Mbappé fue invitado a Londres para entrenar con las divisiones inferiores de Chelsea. Su padre, Wilfried, un ex futbolista camerunés, y su madre, Fayza Lamari, una exjugadora de handball, lo acompañaron a Inglaterra aunque ya sabían que el niño no tenía interés de quedarse.

Para Mbappé fue más una oportunidad de probar el talento que sabía que tenía ante niños de otros países. Y lo demostró jugando en la sub 12 ante Charlton Athletic: ganaron 8-0. 

"Normalmente, cuando jugamos contra Chelsea ellos tienen jugadores de los que nunca hemos escuchado. Kylian Mbappé fue uno de ellos es día. A veces es competitivo pero ese día nos destrozaron", recuerda Sean Daly, entrenador por más de 17 años de las divisiones inferiores del Charlton. 

También visitó Stamford Bridge, en donde conoció al técnico Carlo Ancelotti y al goleador marfileño Didier Drogba, quien le regaló una camiseta con el número 10 y el nombre "Kylian" impreso en la espalda. 

"Yo venía de un club de barrio, amateur, y para mí fue un mundo nuevo. Claro que tenía alguna idea de lo que sería un club grande, pero me impresionó la cultura de trabajo y la mentalidad de querer ser mejor cada día. Visitar eso me ayudó mucho en mi desarrollo", ha dicho el goleador en entrevistas posteriores. 

Al final de la semana, el Chelsea le ofreció a los padres integrar al pequeño al club. Pero la respuesta ya estaba meditada incluso desde antes de llegar. 

"Ellos quedaron felices de decirle que no al Chelsea porque sabían que era la primera oferta, no la última. Ellos sabían que esas ofertas podían repetirse en el futuro, pero en Francia", dijel comentarista de fútbol francés, Matt Spiro, quien ha seguido al jugador desde sus inicios. 

Pero el tema para la familia Mbappé iba más allá. Ellos sabían lo que pasa generalmente con los jugadores tan pequeños en los clubes grandes. Entendieron que las opciones de que se perdiera y terminara a préstamo eran grandes, así que nunca fue opción quedarse. 

La decisión probó ser la mejor seis meses más tarde, cuando la Federación Francesa de Fútbol lo invitó a unirse a la academia de Clarefontaine, ubicada a unos 100 kilómetros de su casa. Allí podría estudiar y desarrollar su talento durante la semana y poder estar en su casa el sábado y domingo. Durante dos años, Mbappé pulió su talento y acaparó las miradas de los técnicos que ayudaron en su formación. 

"Él era ambicioso porque sabía de su potencial y tenía confianza en que podía alcanzar el nivel que se había propuesto para sí mismo", ha dicho el director de Clarefontaine, Gerard Precheur

En diciembre de 2012, Mbappé viajó a España invitado esta vez por el Real Madrid. En la semana que cumplía 14 años, se presentó a entrenar con otra idea en mente: conocer a Cristiano Ronaldo. El club, claro, tenía otros planes y también quiso ofrecerle un contrato y un plan de trabajo para sus padres. Pero la respuesta fue la misma que a Chelsea. Esta vez el botín incluía fotos autografiadas con el astro portugués y con Zinedine Zidane, quien en ese tiempo entrenaba las divisiones menores merengues. 

El tío de Kylian, Pierre, explicó la negativa. "Si llegas al Madrid, empiezas desde la parte de atrás de la fila. Después todo el mundo se olvida de ti", comentó. 

En lugar de eso, Mbappé optó por quedarse en Francia. Sabía del prestigio de las divisiones inferiores del Mónaco y además le motivaba la posibilidad de jugar cuanto antes en primer equipo, una opción que se veía más cerca ahí que en todos los clubes grandes del continente. 

Estando allí se convirtió en el jugador más joven en debutar en el club y uno de los más jóvenes en marcar. Con su calidad ayudó al club a ser campeón y llegar a la semifinal de la Liga de Campeones en 2017. 

Llegaron las ofertas, llegó otra vez el Real Madrid. Pero no había caso. Nunca fue el dinero, nunca fue el club al que quiso ir. La prueba más grande fue que un mes más tarde llegó París Saint-Germain con una oferta por el mismo dinero y él la aceptó sin pensarlo porque quería permanecer en su ciudad: París. 

Noticias Relacionadas

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '