Por: Roberto López

No hay primera sin segunda

Notable. No cabe otro calificativo para la victoria obtenida por Deportes Temuco frente a San Lorenzo, en el estadio Nuevo Gasómetro y por el juego de ida de la segunda fase de la Copa Sudamericana 2018. Aplausos para los albiverdes.

Un equipo que en Chile pelea por no descender, se plantó sin temores frente a uno de los cinco grandes del fútbol argentino.

La escuadra temuquense, ahora dirigida por Miguel Ponce, es apenas el segundo equipo de regiones en ganar en tierras trasandinas. El primer fue Everton, que en 2009 le ganó a Lanús por la Copa Libertadores con el agónico y recordado tanto de José Luis "Ribery" Muñoz.

Ahora el héroe de la jornada fue otro: Mathías Riquero. Un volante ligado al corte, pero que siempre ha tenido buen criterio con el manejo del balón. En Buenos Aires no sólo realizó su tarea habitual, también anotó en el arco rival. No uno, si no que los dos goles de un equipo de la Región de la Araucanía que no se achicó nunca.

Dominó en el arranque y no supo concretar. En el segundo tiempo no le sancionaron un penal muy claro a Matías Donoso y encima quedó abajo en el marcador con anotación de Nicolás Blandi. Parecía todo cuesta arriba, pero apareció una de las vedettes del pasado mundial de Rusia 2018: la pelota detenida.

De cabeza, quizás no la mejor faceta de Mathías Riquero, el volante sepultó a San Lorenzo. En su propia cancha. Los de Boedo se preocuparon de neutralizar a Matías Donoso –la referencia en el ataque sureño-, y descuidaron al uruguayo nacionalizado chileno, que a la postre se transformó en el héroe de la jornada.

Mérito del "Chueco" Ponce convencer, en muy poco a tiempo, a un plantel mayoritariamente joven, que se podía salir a jugar cara a cara con uno de los más poderosos del fútbol trasandino. No de la actualidad, porque San Lorenzo y su técnico Claudio Baggio están bastante cuestionados, pero sí de la historia del fútbol trasandino. Nunca un equipo chileno había ganado en esa cancha por un torneo oficial.

Es apenas la primera victoria de un equipo nuestro frente a uno de los cinco grandes –River Plate, Boca Juniors, Racing e Independiente completan la lista-, y es recién la octava alegría en territorio trasandino. Ahí donde además de Everton y Temuco, sólo supieron imponerse Colo Colo, Universidad Católica y Universidad de Chile.

El equipo liderado por Riquero, Donoso y Canío, se presentó con personalidad y buen fútbol. No se refugió y dejó en alto el alicaído nombre del fútbol chileno a nivel de clubes. No es poca cosa.

Los temuquenses, en hora buena, dejaron la tarea más que avanzada de cara al duelo de vuelta que seguramente paralizará a una ciudad completa. Habrá que ver si el equipo de propiedad de Marcelo Salas es capaz de cerrar –ahora como favorito-, una tarea impresionante. Brillante. La más importante de todo su historial deportivo. Ni más, ni menos.

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '