Por: Roberto López

Los irremplazables

Desde pequeños, ya sea en el hogar, en la escuela y también en el trabajo, hay quien nos trata de convencer que en la vida no existe nadie irremplazable. Sabemos que es mentira. Lo saben quienes han sufrido la partida de un ser querido, por ejemplo. Y el fútbol no es la excepción.

Al contrario, diría que lo cierto y lo que nos demuestra la vida a cada paso es que hay quienes son más reemplazables que otros. Y en esa tarea está Reinaldo Rueda. Buscando quiénes son reemplazables y quienes definitivamente no lo son. Por fútbol, por ascendencia con el plantel o por la razón que sea.

En ese camino ha tenido tropiezos, por supuesto. Pero en la suma y la resta, diría que se avanza. Más lento de lo que muchos quisieran, pero se avanza. Hay sorpresas, por supuesto. Ejemplo: en el arco.

No pocos son los que piden a gritos el retorno de Claudio Bravo, porque Herrera o Toselli no estaban a su altura, pero había más a que echar mano y resulta que no nos habíamos dado cuenta. Gabriel Arías, Fernando De Paul e incluso Brayan Cortés respondieron cuando se les requirió. Y de muy buena manera.

Atrás, con sus ripios, Guillermo Maripán y Enzo Roco se han consolidado como alternativa a la eterna dupla de Gary Medel y Gonzalo Jara. Rueda les ha dado rodaje hasta la saciedad y pareciera ser que son sus elegidos. Pero hay más. Francisco Sierralta y Paulo Díaz asoman en el horizonte.

Hay lugares donde encontrar nombres ha costado más. Arriba Nicolás Castillo le ha puesto empeño pero todavía no nos logra convencer. Sabemos que es el reemplazante natural de Eduardo Vargas, pero más allá del muy necesario y merecido gol que le anotó a México, su cuota de gol aún es insuficiente. No necesariamente por su culpa porque condiciones tiene y de sobra. Muchas veces es muy mal asistido. Quizás la anotación frente a los aztecas logre tranquilizarlo. Lo necesita él y la selección también.

Pero hay otros lugares en el terreno de juego en los que, por más que se prueba, no hay caso. No hay quien reemplace a los históricos.

Con sus idas y vueltas, Alexis es y será, por mucho rato, número puesto en el ataque. Sería bueno, eso sí, que Rueda le definiera un lugar. No le hace bien, ni a él ni al equipo, su versión omnipresente. Alexis aporta, pero no puede ser diez, puntero y nueve al mismo tiempo. No sólo se desordena, su aporte se diluye y eso no es bueno. Para nadie.

Demás está decir que Gary Medel –el ahora capitán- y Arturo Vidal tienen su puesto ganado y asegurado en el medio campo. Valdivia es otro. ¿Quién reemplazará al Mago? Difícil saberlo. Jugadores como él ya no hay. Al menos entre los nuestros. No son los únicos. A los laterales de Chile se les critica y no poco, y también son irreemplazables. Por Dios que los son.

Mauricio Isla es el caso más emblemático. Cuántas veces hemos oído "basta de Isla". Y le buscan reemplazo y ponen uno u otro nombre. Cuando no está, pucha que se nota. El "Huaso" tiene un despliegue y una capacidad ofensiva que todavía no muestra otro jugador. Es cierto que a ratos le falta en la marca y que de cuando en cuando su finalización de jugada no es la óptima, pero marca la diferencia cuando está en la cancha. ¿Opazo? Podría ser un buen suplente. ¿Paulo Díaz? Me parece que es mucho mejor central que lateral. En la izquierda la historia es más o menos similar. Si no es Eugenio Mena será Jean Beausejour y si no es Beausejour será Mena. No hay más.

Y así suma y sigue. Rueda seguirá probando. Sumando y restando elementos. Buscándole la vuelta a un equipo donde asoman alternativas y reemplazos. Donde no los hay, seguirán jugando ellos: los irremplazables.

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '