Por: Grace Lazcano

La Madre Patria

Este 24 de septiembre se realizó en Madrid la tercera versión del World Football Summit (WFS), congreso mundial de la industria del fútbol –con unos 2.300 participantes- donde se premió a la multinacional española Iberdrola por protagonizar la "mejor iniciativa de impulso al fútbol femenino". Desde 2016, la compañía eléctrica vasca quiso sumar al fútbol al listado de 14 disciplinas deportivas federadas ibéricas en las que ya aportan cerca de 4.5 millones euros anuales- en pos de replicar sus políticas corporativas de igualdad.

El patrocinio a la primera división de futbol femenino de España se tradujo en la "Iberdrola Primera División Femenina RFEF". Y ahí, hoy, juegan nueve chilenas. Junto a Brasil, la colonia más grande de la liga.

El panorama de las chilenas es el siguiente: Karen Araya y Francisca Lara en el Sevilla; Bárbara Santibáñez, Yesenia López y Geraldine Leyton en el Sporting Huelva; Carla Guerrero y Camila Sáez defienden los colores del Rayo Vallecano; Yanara Aedo hace lo propio en el Valencia y Ámbar Soruco milita en el recién ascendido Logroño.

Independiente de que la competencia es semiprofesional y que no hay topes extra-comunitarios por equipo, es una señal de desarrollo que se integren jugadoras nacidas fuera de Europa. Y con mayor razón las chilenas, que se preparan para el Mundial de Francia 2019.

Antes de que llegara Iberdrola, la primera división femenina española estaba en una condición no muy diferente a la nuestra, pero ha quedado demostrado que los recursos logran marcar diferencias, sobre todo desde el punto de vista competitivo, que terminó por llamar el interés de los medios de comunicación, tal como dictaba el plan de la empresa en cuestión: tenían como objetivo que los aportes posicionaran a las deportistas a nivel masivo.

A la fecha, cinco partidos son televisados a través de tres canales diferentes. Carmen Cabrera, responsable de patrocinios de la empresa, lo llamó "círculo virtuoso", donde "el éxito llama al éxito", aludiendo a la llegada de nuevos patrocinadores y la creciente demanda del público por seguir el fútbol femenino.

Una de las beneficiadas de la explosión de la liga fue la portera y capitana de la selección chilena, Christiane Endler, que en julio de 2017 se convirtió en el primer traspaso pagado de una jugadora de la liga española al extranjero. El monto era cercano a los 34 mil dólares y "Tiane" -gracias al talento que se reflejó el premio Zamora y a la competitividad del torneo- es la única chilena presente en la Champions League femenina.

¿Y en Chile? ¿Quién dará el primer paso? En tiempos en que las grandes marcas apuestan por "influencers" de todo tipo, pagan cientos de millones de pesos a sus rostros publicitarios, ¿por qué no romper esquemas y apostar por el campeonato femenino? Cuando las grandes tiendas usan a su favor la lucha por la equidad de género, ¿por qué no apostar por mujeres reales y su desarrollo deportivo?

Aplaudo a Iberdrola por aportar en las carreras deportivas de 20 mil mujeres en España y sumar al fútbol a su causa. Es dejar de preocuparse por las carencias del fútbol femenino y comenzar a ocuparse. Espero que en un corto plazo, las empresas se hagan parte y que los equipos no tengan que pedir ayuda a través de redes sociales como lo hizo Audax la semana pasada. Simplemente porque no es justo.

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '