Internacional
Martes 28 de agosto de 2018
Internacional

Son no quiso ver el penal que lo mantiene lejos del servicio

Corea del Sur venció agónicamente a Uzbekistán y avanzó a las semifinales del fútbol en los Juegos Asiáticos. Si ganan la medalla de oro, escapan del regimiento.

Por: L. Rivera Talpen
 

Todo el plantel de Corea del Sur espera ganar la medalla de oro en el fútbol de los Juegos Asiáticos. De conseguirlo, será un triunfo más para la escuadra coreana, pero también la oportunidad de que cada jugador pueda mantener su carrera y no asista al servicio militar, como obliga la ley de este país para todos los hombres.

Cantantes, actores y deportistas, todos han dejado sus actividades para cumplir con las duras disposiciones del gobierno, pero un éxito deportivo puede darles un respiro, como es en este caso. 

Son Heung-Min es el caso más especial, pues es la máxima estrella, incluso, del fútbol asiático en el planeta. Dueño de una habilidad envidiable, remate con ambos perfiles y una velocidad importante, el extremo del Tottenham lidera este equipo Sub 23 (con tres refuerzos mayores) que busca la "salvación". 

Ante Uzbekistán, en cuartos de final, la tarea no fue sencilla (en la fase de grupos también sufrieron para clasificar) y tuvieron que ir al tiempo extra para definir el 3-3 de los 90 minutos. Allí, el agónico tanto de Hwang Hee-Chan, a los 118 minutos, a través de un lanzamiento penal, le dieron al conjunto coreano la opción de seguir buscando la presea dorada. 

El tiro del "Suárez coreano" al arquero de Botirali Ergashev, como le apodan en el Red Bull Salzburgo de Austria, mantuvo con vida a Son y sus compañeros en el certamen y ahora en semifinales enfrentarán a Vietnam... Sólo dos triunfos separan a los peninsulares de un oro que los alejará del regimiento. 

 

Etiquetas

Noticias Relacionadas

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '