Por: Juan Carlos Villalta

Golpe a la catedra

Dos hechos judiciales de gran importancia ocurrieron en estos días. Analicemos ambos.

Ya en columnas anteriores había desarrollado en extenso la demanda interpuesta por Mauricio Pinilla contra su exclub Universidad de Chile en que sustentaba su partida en hechos imputables a su dirigencia. Básicamente demandó por tutela laboral y su correlato, despido injustificado. Vista la causa por un Tribunal Laboral de San Miguel, éste la acogió en todas sus partes, condenando de paso pagar a la U una cantidad significativa ($460.000) a título de indemnización en beneficio del jugador.

Como era de esperar, la U interpuso un recurso de nulidad ante la Corte de Apelaciones que es un recurso que suple a la habitual apelación que en materia laboral no es procedente. Hay que advertir que en materia de juicios del trabajo los jueces fallan conforme a normas de sana crítica y no en derecho, por lo que los recursos que proceden de sus fallos son excepcionalísimos y difícilmente prosperan. De hecho no cabe la casación.

Pues bien, y es aquí donde radica la importancia de este fallo, la Quinta Sala de la Corte de Apelaciones acogió el recurso presentado por la institución laica en todas sus partes y dictó una nueva sentencia dejando sin efecto la anterior. Más aún, condenó al demandante al pago de las costas del juicio. Algo realmente sorprendente. Un duro revés a las pretensiones del jugador.

Sin entrar al detalle, el tribunal de alzada estimó que el jugador se había desafectado de la U al momento de ceder los derechos federativos al Club Colón el día 27 de Julio. Los abogados de Pinilla estimaban, por el contrario, que había sido despedido el 31 del mismo mes y, a mayor abundamiento, en forma pública y en conferencia de prensa. Con ese simple y elemental raciocinio de los sentenciadores destruyeron toda construcción jurídica posterior que idearon los abogados demandantes del jugador.

Resta un recurso especialísimo ante la Corte Suprema que es una suerte de unificación de jurisprudencia que, en nuestra opinión difícilmente sea acogido. Este debe ser interpuesto dentro de los próximos 15 días.

El segundo fallo se refiere al ámbito de la jurisdicción deportiva y dice relación con el recurso presentado por Barnechea en contra de la ANFP cuyo Directorio le canceló la licencia impidiéndole participar en futuras competencias. La primera Sala rechazó la demanda del club pero la Segunda Sala le dio la razón .No existiendo recurso contra este fallo, el club capitalino sigue siendo parte integrante de la ANFP, con los efectos deportivos y económicos que ello significa.

Queda pendiente solo una situación. Si Barnechea mantendrá el juicio por administración fraudulenta contra Deportes Arica que interpusiera con ocasión de la reciente votación del Consejo de Clubes que eligió a Sebastián Moreno como su nuevo Presidente.

 

 

 

 

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '