Oxígeno puro

Católica avanzó predeciblemente a los octavos de final de la Copa Chile MTS. Lo necesitaba, con urgencia. Católica viene con un rendimiento bajo. Preocupante por momentos.

Los cruzados se deshicieron de Rangers con merecimientos. La UC fue superior todo el partido, incluso antes del gol talquino.

El rival no estuvo a la altura del desafío. Da lo mismo. No era lo principal. El equipo de Mario Salas necesitaba algo más que ganar. Había que sumar confianza para volver a creer. Anotar muchos goles si era posible.

Se le cuestiona a Salas, se le caricaturiza también. Se habla de posibles reemplazos incluso. Que suena Palermo, que a fin de año se va, que viene Miguel Ramírez. Se dicen muchas cosas, pero Salas dice estar firme en sus convicciones.

Que su esquema es monotemático y predecible. Es la principal crítica al DT bicampeón con la UC. Él trabaja y cree en lo que hace. No es lo habitual, pero ha intentado variar. Un poco.

Con Universidad de Concepción, por momentos, el equipo jugó con dos volantes de salida y dos delanteros. No resultó. Contra Unión quiso probar la línea de tres en el fondo. Casi al instante le expulsaron a Kuscevic. Experimento fallido, pero no nuevo. Ya en la pretemporada pasada trabajó con línea de tres en los partidos preparatorios. Lo desechó.

Los rendimientos individuales tampoco acompañan. Si se pudiera, al "Chapa" Fuenzalida habría que darle un semestre sabático. Emblema del bicampeonato, se le ve errático y sin chispa. Buonanotte aparece por instantes. Menos de lo necesario.

Los recién llegados están al debe. Jeisson Vargas aún no vuelve del todo de Argentina y lo de Diego Vallejos ya empieza a ser preocupante. Luciano Aued es el más regular, ahora está lesionado. Branco Ampuero ha cumplido en los pocos minutos que ha jugado y Voboril recién debutó. Sería prematura alabarlo o condenarlo.

Hay mala fortuna también. Benjamín Vidal no ha podido debutar, se lesionó apenas arribado. Suma y sigue.

Al hincha no tiene por qué importarle. Quiere ser campeón, otra vez. Comprensible.

Se viene Everton, en el papel, rival complejo. El equipo viñamarino está puntero y viene con sed de revancha. El torneo pasado se les escapó en la recta final.

Nueva prueba para Salas y los suyos. Al menos la noche de este miércoles pudieron respirar bien hondo. Un poco de oxígeno para una UC que, vaya que lo necesitaba.

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '