Por: Roberto López

Notable

Chile volvió a mostrar que de la mano de su "generación dorada", prácticamente no hay desafíos que le queden grande.

El equipo de Juan Antonio Pizzi cuajó una presentación (casi) perfecta y se deshizo del campeón de africano. Salvo en el inicio del segundo tiempo, el dominio chileno fue total.

Camerún es un equipo fuerte físicamente, pero se nota que es un conjunto en formación. El éxito le llegó muy pronto a una generación de futbolistas que promete revivir las viejas glorias de los "Leones Indomables". Les falta experiencia, esa que a este Chile le sobra.

Nos anularon un gol discutible en el final del primer lapso, pero ni eso fue suficiente para sacar a la Roja del partido.

El ingreso de Alexis Sánchez fue determinante. "Maravilla" participó en las dos conquistas. Se asoció con Vidal para el primero y luego no definió bien, pero posibilitó la anotación de Eduardo Vargas.

Fue una tarde casi perfecta. Ni siquiera las múltiples dudas de Gonzalo Jara en defensa tuvieron consecuencias. Herrera casi no trabajó y cuando se equivocó, el juez vino en su auxilio para mal anular el gol de Camerún. Isla se perdió un gol insólito, pero nada de eso importó.

El resto estuvo en lo suyo. Atrás Medel no se hizo problemas para superar a jugadores de mayor envergadura física. Arriba Fuenzalida fue incisivo pero irresoluto ante el arco rival y Puch se atrevió sin éxito. Por la bandas Beausejour e Isla tuvieron tranquila y en el medio, hasta que salió Aránguiz, el tridente que conforma junto Vidal y Díaz, le dio control mayoritario del balón.

Viene Alemania. Equipo alternativo o no, los germanos siempre supondrán un desafío mayor. Contra ellos, no sería capaz de traspasar el favoritismo a los nuestros. Ni siquiera a esta generación, a la que soñar en grande, casi siempre le está permitido.

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '