Por: Roberto López

Merecido

Chile se quedó sin Mundial porque no mereció clasificar. Punto.

No jugó bien, no ganó los partidos que debió ganar y cuando el TAS nos dio vida, no se supo aprovechar. Así, imposible.

Pizzi es el principal responsable, no el único.

"Macanudo" se acomodó mejor a los torneos cortos, que al largo camino que fue la clasificatoria mundialista.

Una cosa es tener a los jugadores un mes bajo tu alero, concentrarlos y realizar un trabajo diario con ellos y otra –bien distinta-, verlos una vez al mes, entrenar dos veces y jugar partidos de vida o muerte.

Sí, el entrenador leyó mal muchos partidos, erró algunas citaciones y probablemente falló en varios de sus planteos, pero los jugadores no lo hicieron mucho mejor.

Se creyeron el cuento antes de tiempo. Se dieron maña para exigir respeto por la Copa América ganada en 2015 –la única en un siglo de fútbol-, de la manera menos docta posible.

Rayaron un baño en el estadio Nacional de Lima, en la segunda fecha clasificatoria y cuando todo parecía miel sobre hojuelas. Fue el comienzo del fin.

A ellos les gusta que se les juzgue por lo que hacen en cancha y es justamente ahí donde quedaron más en deuda. Los rendimientos individuales muy pocas veces estuvieron a la altura. Pizzi defendió su derecho a tener horas libres, pero no todos le retribuyeron de la mejor manera la confianza depositada por el entrenador.

La campaña fue pobre. No le ganamos a Bolivia, ni en Chile ni en La Paz –ni siquiera le anotamos goles a uno de los peores equipos de Sudamérica-. Por citar un ejemplo. A pesar de eso, se luchó hasta el final. Quedamos afuera por diferencia del gol.

Pareciera que sí, pero no es el final de todo. Ni con mucho. Es el momento de sentarse y pensar qué se quiere para la selección mayor. Tiempo sobra. Chile deberá volver a reconstruirse y buscar –con otros elementos-, la forma de volver a tocar el cielo.

¿Importa cómo? A los hinchas sí. Ellos se enamoraron del estilo de Bielsa y Sampaoli. ¿Pellegrini? No calza con ese perfil, pero hay quienes lo verían como un cierre perfecto a su carrera. Habría que ver si se anima a asumir ahora que la cosa no está dulce, ahora que hay que pelárselas en busca del recambio, un proceso al que Pizzi le dedicó buena parte de su esfuerzo.

Chile volverá a la cancha oficialmente en la Copa América del 2019 y para las clasificatorias de Qatar 2022. Varios de estos jugadores estarán aún vigentes, otros estarán haciendo sus primeras armas en La Roja. Lo importante es que los que sigan lo hagan con convicción. De verdad, si alguno no está seguro o no quiere seguir, que no siga. Habrá otro.

Párrafo aparte para Jorge Sampaoli que no sólo dejó tirado el proceso a mitad de camino, no hizo nada para buscar el recambio que el equipo pedía a gritos. Puso a los titulares hasta en los amistosos y rara vez probó variantes, pese a que estaba clarísimo que el rendimiento individual de varios elementos iba en picada. El casildense vio venir la crisis y huyó tras el papelón en el estadio Centenario.

Nos quedamos afuera del Mundial y duele. Obviamente que duele. Pero es un castigo merecido, para una selección que nos dio muchas alegrías pero que no supo reinventarse en el éxito y seguir haciendo historia. Lástima.

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '