Por: Roberto López

Gracias y hasta siempre

A Claudio Bravo habrá que agradecerle algunas cosas. No menores.

Ser clave en la obtención de dos Copas América -ni más ni menos-, representar a Chile correctamente en dos mundiales y una Copa Confederaciones. Además de liderar un camarín pesado. Indudablemente.

Pero ya está. Su tiempo en La Roja parece haber llegado a su final este miércoles.

El capitán se ganó muchas cosas. La idolatría de los hinchas, el respeto de sus rivales y varias medallas que, bien merecidas, tendrá colgadas en su casa. Todo lo anterior se lo ganó y con creces, pero lo que no se ganó es el derecho a elegir cuando ser o no convocado. Ahí se equivocó y groseramente.

Momento clave para Rueda y eso que es apenas el inicio de su conducción. Si el colombiano de verdad quiere devolverle la seriedad al seleccionado nacional, Bravo no debería venir nunca más. Menuda decisión.

Estuvo perfecto al convocarlo -porque así lo necesitaba-, y desconvocarlo tras la negativa del jugador por un viaje familiar. Irreprochable lo del nuevo DT nacional.

Volver a llamarlo supondría, ahora oficialmente, que los jugadores pueden hacer lo que quieran y no importa. Ya ha pasado. Perdonazos en la historia reciente del equipo rojo abundan. Así nos ha ido. Estamos afuera del Mundial. Ni más ni menos.

Rueda podría haber ido más lejos. Dinamitar el camarín de manera definitiva era una opción, aunque hubiera sufrido un costo deportivo importante. El entrenador ha preferido hacerlo de manera más paulatina. Es su decisión y por ella deberá hacerse responsable.

A Bravo sólo cabe agradecerle por todo lo hecho. El futuro ahora está en manos de otros. De los que, en hora buena, quieren estar.

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '