Por: Roberto López

Donde vale

Colo Colo le ganó a Everton en la agonía y lo festejó como un campeonato. Historia repetida. Ojalá con un final diferente, esperan en el Monumental.

Tal como en el torneo pasado y falta de dos fechas, los albos quedaron con la primera opción para ser campeones.

El equipo de Pablo Guede no luce, pero a la hora de la verdad, siempre sacó a relucir sus mejores ropajes. Derrotó a todos los candidatos al título. A todos.

Barrió con Universidad de Chile, Audax Italiano y Unión Española. Derrotó con lo justo a Everton y aunque no pelea en la parte alta, a Universidad Católica –su otro clásico adversario-, la derrotó a domicilio.

De la mano de Jorge Valdivia, Jaime Valdés y Esteban Paredes, el "Cacique" cuajó –hasta ahora-, un semestre casi perfecto. Se quedó con la Supercopa y se repuso a la humillante eliminación en Copa Chile MTS a manos de Iberia. La coronación en el Scotiabank Transición está al alcance de la mano.

Es cierto. Pablo Guede no le cae muy bien a casi nadie, pero a quién le importa. En la cancha –que es donde vale y donde se le debe juzgar-, el tipo responde a carta casi cabal.

Sería justo que Colo Colo sea el campeón del Transición y muy injusto que se le escapara. Otra vez.

El argentino armó un equipo con una columna vertebral plagada de experiencia. No luce, pero justifica su liderato. Con creces.

Es pragmático el DT de los albos. Tenía cortado a Octavio Rivero, pero se dio cuenta que su aporte podría ser clave en la recta final. Lo volvió a considerar y el uruguayo ha sido vital.

Esteban Paredes fue suspendido por el Tribunal de Disciplina por los incidentes en Temuco y su ausencia ni se notó. Le pasó la aplanadora a Unión Española en el Monumental y en Sausalito le dio una lección de jerarquía a un Everton que juega bien, pero que no tiene peso específico a la hora de la verdad.

No tengo dudas que al hincha del "Cacique" le gustaría ver otro estilo de juego, pero también estoy seguro que nada le gustaría más que ver a su equipo levantar una nueva copa. Y están cerca. Muy cerca.

Poco queda del osado Pablo Guede que llegó a Palestino, bastante más de aquel que ha aprendido a punta de porrazos.

El título de liga se le escapó de las manos con Colo Colo y San Lorenzo. Él lo sabe. Necesita consagrarse, pero en serio. No basta con la Copa Chile MTS o con las Supercopa de Chile y Argentina.

Guede quiere el premio mayor y, para ser honesto, sería lo más justo. Muy justo.

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '