Por: Roberto López

Bravo por Herrera

No hay demasiado que rescatar de la primera gira de Reinaldo Rueda al mando de la selección.

En términos de resultados, invicto. En cuanto al juego, poco para resaltar.

Evidentemente el equipo busca proponer. Ni desmedidamente ofensivo como lo fue la era Bielsa y Sampaoli, ni exageradamente defensivo como lo fue en algunos pasajes la era de Juan Antonio Pizzi. Al ataque, pero equilibrado. Algo así parece ser la propuesta del técnico colombiano.

No hubo mucho espacio para la diversión del espectador. Ni del hincha ni del neutral. El equipo no dio espectáculo, pero si se vio de buena manera. Para ser la primera experiencia, aprueba. A Suecia la superó con justicia, con Dinamarca aburrió y por pasajes, mereció perder.

Hubo algunos que se mostraron como Maripán, Roco, Díaz y Bolados. Otros quedaron en deuda. Alexis, el que más decepcionó. "Maravilla" sólo evidenció aún más por qué no camina en el Manchester United.

Hubo un ganador: Johnny Hererra.

El arquero de Universidad de Chile se le vio solvente, sobrio y tranquilo. Se empoderó del puesto quizás como nunca antes. Estuvo bien cuando se le requirió con Suecia y salvó el empate en Dinamarca cuando La Roja naufragó en Aalborg.

La carrera por el arco de la selección está abierta. La automarginación de Bravo le entregó una inesperada opción de ser titular. No para los amistosos, sino que para La Copa América 2019. Ni más ni menos. Johnny lo sabe y por ello peleará.

No es tan claro que Bravo vuelva al arco nacional sólo porque él dice que no renunció o porque el resto de sus compañeros hayan dado a entender que las puertas están abiertas.
¿Lo volverá a llamar Rueda? Está por verse. Convocarlo como si nada hubiera pasado, sería dar una señal equivocada.

Por ahora Johnny Herrera toma la posta y no piensa soltarla. Enhorabuena. Bravo por él.

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '