Por: Juan Carlos Villalta

Bielsa en frases

Nació en la ciudad de Rosario, Argentina, un 27 de Julio de 1955. Fue jugador de Newell's Old Boys, pero a poco andar asumió que nunca iba a ser un jugador destacado y por eso abandonó ese proyecto y se propuso ser entrenador.

Para conseguir los logros tácticos que ya germinaban en su cabeza, entendió que había que comenzar con estudios en preparación física del jugador. Fue el punto de arranque, porque en el esfuerzo, resistencia y entrega física del jugador se inicia todo lo que después se puede transformar en órdenes e instrucciones capaces de ser asimiladas y cumplidas por el jugador.

Se declara admirador del entrenador Holandés Louis Van Gaal, de quien señala haber observado un centenar de partidos en video.

"Soy un obsesivo del ataque y miro videos para ver formas de ataque, no para defender, para tener autoridad". Esta declaración es mucho más que un deseo o una frase suelta. Es ni más ni menos que el corazón, la médula de su estilo. En ella se condensa la expresión genuina de su estilo, de su forma de juego y, alrededor de ella, se va construyendo todo lo demás.

Para analizar y entender mejor a Marcelo Bielsa siempre hay que tener presente esta declaración, porque es en la pureza y es en el cumplimiento de este ideario táctico donde se encuentra la riqueza misma de su modelo.

"La única manera que entiendo el fútbol es en el de la presión constante, jugar en el campo rival y tener el dominio de la pelota". En esta otra declaración de principios, complementaria a la anterior, plasma su obsesión por el juego ofensivo. Para lograrlo siente que debe necesariamente presionar al rival al punto tal que termine por someterlo totalmente, relegándolo a su propio terreno.

Se puede reducir este anhelo en la siguiente ecuación: ataque, presión y dominio de la pelota, como los fundamentos tácticos básicos de su estructura y modelo de juego.

"El fútbol ofensivo es infinito, interminable, por eso es más fácil defender que atacar". En esta frase advierte que quienes asumen estas directrices tácticas y este modelo de juego optan por lo más difícil de aplicar y entender, tanto por jugadores, entrenadores y periodistas. Lo más difícil es la creación por sobre la destrucción.

Bien se sabe que en este ámbito, como en otros, siempre el transitar para generar y construir va a ser más difícil que defenderse. Para crear se requiere talento y quien defiende no necesariamente debe tenerlo, porque es un acto más bien de la voluntad que de la genialidad o inspiración.

Todo este marco táctico, reflejado en estas y otras frases, expresan una manera de ser, una personalidad determinada, y todo ello ha elevado a Marcelo Bielsa a constituirse en el gran revolucionario de los sistemas tácticos de las últimas décadas.

Lo mejor es que este personaje llegó a nuestro país hace 10 años. A partir de ese momento transformó las bases mismas del futbol, generándose un progreso gigantesco que ningún otro entrenador antes había logrado.

"En cualquier partido se puede perder o ganar. Lo importante es la nobleza de los recursos utilizados". Podríamos entender este mensaje final para sus adherentes y seguidores. Pero más bien va para sus detractores, quienes resaltan precisamente la ausencia de triunfos para cuestionar sus méritos. Y con ello no asumen el prestigio, credibilidad y fama que hoy se le reconoce en la mayor parte del mundo futbolístico.

Porque si bien es cierto son otros los que han cosechado las victorias, como Jorge Sampaoli primero, y Juan Antonio Pizzi después, considero que ellos aprovecharon en gran medida las enseñanzas y progresos de Bielsa, haciendo realidad que al margen de triunfos y derrotas, son menos importantes que la nobleza de los recursos utilizados.

Lamentablemente, aún existen entrenadores y comunicadores que cuestionan su juego. Precisamente atacando los cimientos tácticos de Bielsa, esto es, su condición de ser obsesivamente ofensivo, de ir siempre al ataque, de presionar al rival, de ocupar las bandas, en fin, asumir riesgos.

Ellos sienten el futbol precisamente en la dirección contraria, y a estos lineamientos tácticos anteponen principios como que el resultado es más importante, el pragmatismo, el equilibrio y otras tantas sandeces tácticas que lamentablemente desde la partida de Bielsa han comenzado a escucharse nuevamente en nuestro medio.

"Prefiero que nadie me conozca, a que me conozcan erradamente". Vaya cómo algunos no han logrado conocerlo, o mejor dicho, mal lo han hecho.

PRÓXIMOS PARTIDOS

ÚLTIMA FECHA

TABLA DE POSICIONES

NOTICIAS RECIENTES DE COLO COLO

    Noticia
    Noticia:

    Default

    ¡Gol!

    '